Uncategorized

El curtido del cuero con Cromo, un serio problema ambiental

Los que me seguís en el Facebook, sabéis que insisto muchísimo en cada publicación en que utilizo un cuero no curtido con cromo, sino con productos vegetales.

El cromo es un elemento químico bastante presente en la corteza terrestre, sin embargo cuando está en su forma natural lo está en forma de sales con lo que no tiene muchos problemas. Los problemas vienen de que es un gran aliado de la industria por muchas razones, por ejemplo, da mayor resistencia y durabilidad al acero y por eso se utiliza, por ejemplo para hacer aceros inoxidables, como por ejemplo para hacer bicicletas de acero baratas pero duraderas (suelen aparecer como “cromoly”). El otro uso principal es como adorno metálico, los famosos “cromados”. La industria del cuero es una parte menor de su uso, en torno al 8% según lo que he podido encontrar.

Mezclados con metales, si son convenientemente reciclados, tampoco son tanto problema.

Sin embargo, en la industria del curtido se utilizan sales, y esas sales se usan en un medio acuoso que luego se vierte a ríos y mares. El cromo en esas situaciones puede aparecer en dos formas, el cromo hexavalente es muy tóxico, y el cromo trivalente es tóxico pero menos. Si las industrias están bien hechas y con las máximas garantías se usa solo trivalente, pero aparte de que sigue siendo tóxico, si los residuos terminan en un suelo básico (no-ácido) se convierten en el hexavalente.

Si el trivalente es malo, el hexavalente aparte de ser mucho peor puede contaminarnos por muchas vías: ingestión, respiración e incluso tacto.

Para que os hagáis una idea del problema que representa el uso industrial del cromo: de forma natural se vierten a la atmósfera unas 50.000 toneladas al año de cromo, mientras que por emisiones industriales la cantidad es el doble de esa. Dicho de otro modo, 2/3 del cromo que se emite a la atmósfera se vierte por parte del hombre.

Por todo esto, en 1994 la UE aprobó normativas para que el cromo fuese considerado un residuo peligroso y tratado como tal.

Ahora bien, como podéis suponer, la mayoría del cuero industrial no se trata en la Unión Europea sino en países del tercer mundo. Siempre se piensa que la razón de la industria para llevar las fábricas al tercer mundo es que la mano de obra es mucho más barata, pero eso es una verdad a medias: numerosas industrias contaminantes se trasladan a esos países no porque sea más barata la mano de obra, sino porque en esos países la legislación ambiental es nula, laxa, o se la puede saltar uno con las mordidas adecuadas.

Y como podéis suponer también, al cromo que se vierte a la atmósfera le da un poco igual donde sea vertido, los vientos terminan homogeneizando la contaminación por todo el mundo.

A nivel de suelo, la cosa suele ser más local pero mucho peor. En Lorca por ejemplo tuvieron que cerrar curtidurías a principios de este siglo porque las concentraciones de Cromo eran enormes. En Argentina fue famoso este caso: http://www.sertox.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=11229 una macro-curtiduría que almacenaba sus desechos en una balsa del tamaño de un campo de fútbol y que fue abandonada, quedando toda la contaminación allí. Y un caso mucho más grave aún fue el del distrito de Dindigul en la India, donde prosperó toda una industria del curtido y al poco tiempo los acuíferos no eran potables, desapareció prácticamente la pesca y la agricultura, y la población local tiene numerosas afectaciones a su salud. Como resulta obvio, además de contaminar muy seriamente el ambiente local, como la mayoría van a ríos eso termina en el mar, y las corrientes también terminan llevando esa contaminación a todas las costas.

Se están trabajando en soluciones mucho mejores, por ejemplo usando el famoso Grafeno: http://www.elmundo.es/economia/2014/12/18/5491dcbdca4741702d8b4577.html pero mientras no estén implantados, la forma más respetuosa con el medio ambiente es usar cueros con curtición vegetal: más caros, menos bonitos para algunos (los colores son menos brillantes), pero muchísimo menos contaminantes.

Esto último, por supuesto, es una cuestión de gustos, a mí los colores que utilizo me parecen mucho más bonitos, aunque no brillen como los cueros al cromo, y me resultan muchísimo más agradables al tacto, pero muchísimo más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s